viernes, 28 de agosto de 2015

Un “Selfie” para Narcis@


En la mitología griega, Narciso (en griego, Νάρκισσος) era un joven muy resultón hijo de la ninfa Liríope y de Céfiso. Su madre, al nacer, había sido prevenida por el adivino Tiresias:
-Tu hijo vivirá mucho tiempo…, con la condición de que nunca se conozca a sí mismo.
Las doncellas se prendaban de él pero este las rechazaba (un ejemplo claro de Soberbia, ver entrada anterior). http://vlpqvl.blogspot.com.es/2015/08/los-pecados-capitales-la-soberbia.html

Entre las jóvenes no correspondidas por su amor, estaba Eco, una ninfa hermosa, que tenía el don de la palabra. Contaba largas y hermosas historias y las más bellas palabras salían de su boca con una fluidez natural y un tono de voz hipnotizante. (lógico que aburriera hasta las ovejas y más aún a Narciso que como todo ser bello, debería tener también poco cerebro) La ninfa Eco, había disgustado a Hera ( por un “quítame allá esas pajas”) y por ello, ésta le había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera.

Una mañana, cuando Narciso estaba caminando en solitario por el bosque, oyó moverse a la enardecida ninfa entre la maleza.
Eco solamente podía repetir las voces de los demás, pero no podía empezar una conversación… Así que no sabía cómo declararle su amor a Narciso.
-¿Hay alguien por aquí?
Y la ninfa Eco contestó:
-¡… aquí! -¡… aquí! -¡… aquí!
Y Narciso:
-¡Ven!
Y Eco:
-¡Ven!¡Ven!¡Ven!
-¿Por qué no vienes?
-¿Por qué no vienes? -¿Por qué no vienes? -¿Por qué no vienes?

Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos ( ansiosa que estaba) .
Narciso creía que se burlaba de él, y cruelmente, se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz, que es lo único que nos queda constancia de ella, El eco, ...eco, ....eco ;



Para castigar a Narciso por su engreimiento,  Némesis (qué representa la legítima ira divina contra la soberbia y la altivez) hizo que se enamorara de la primera persona a la que viese.
Narciso, perdido en medio del bosque, agotado y sediento, llegó a un arroyo de aguas claras. Cuando se arrodilló para beber, vio su rostro reflejado en el agua y se enamoró de sí mismo


.En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acercó su rostro al espejo de agua para darse un beso…
-¡Chasss!
Y cayó al arroyo ahogándose

En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.


Me preguntareis, y , este ladrillo de la MITOLOGIA GRIEGA ¿A que viene?.
Muy fácil, traslademos la historia de Narciso a nuestra época actual.




Narcisa ( vamos a practicar en este escrito la igualdad de sexos) era una joven muy buenorra de Vallecas ( esto es aleatorio, o de aquí o de donde el monstruo ,.....de Leganes, eso da igual) hijo de La Trini y del Kevin .
Su madre ya había sido advertida por su profesora:
-Tu hija vivirá muchos años…, con la condición de que no pierda tanto el tiempo chateando.
Los tíos babeaban por ella como verracos, pero esta les rechazaba, haciendo más caso a sus conversaciones de Whatsapp a su Twitter o a su Instagram


Entre los jóvenes no correspondidos por su amor, estaba Keko , con una preferencia sobre el Facebook y los blogs , tenía el don de la escritura. Contaba largas y hermosas historias y las más bellas palabras salían de su boca con una fluidez natural y un tono de voz hipnotizante. (lógico que aburriera hasta las ovejas y más aún a Narcisa que como todo ser bello, debería tener también poco cerebro) Keko, había disgustado a  Mari Juana ( por un “quítame allá esas porros”) y por ello ésta le había condenado a tartamudear.
Una madrugada , cuando Narcisa estaba caminando en solitario por “el Polígano” oyó moverse al enardecido joven entre los cubos de basura.
Keko debido a su tartamudez no podía empezar una conversación… Así que no sabía cómo declararle su amor a Narcisa.
-¿Hay alguien por aquí?
Y Keko contestó:
Yo..., Yo..., Yo...,
Y Narcisa:
-¡Ven!
Y Eco:
-¡Vo,,,.Vo,,,.Voy
-¿Por qué no vienes?
-¿Espe,...Espe,....Espera

Keko salió de entre los cubos con los brazos abiertos ( salidillo que estaba) .
Narcisa creía que era un friki y cruelmente, se negó a aceptar su amor, por lo que Keko , desolado, cambio el Perfil de sus cuentas y bloqueado por sus amigos, quedó solo y olvidado sin ningún “LIKE” en las Redes Sociales.


Para castigar a Narcisa por su engreimiento,   San Isidoro de Sevilla patrono de internet ( No es broma,   el Vaticano, durante el papado de Juan Pablo II, se pronunció por nombrarle guardián del internet, porque creó la primera base de datos en el siglo VII; .) la condenó a enamorase de la primera foto que apareciera en su móvil, con la mala suerte de que esta, fue una de si misma que Keko le mandó cuando fue sorprendida en el “Poligano”.







Desde entonces Narcisa y otros muchos infectados de NARCISISMO ( enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia o ego ) no paran de hacerse selfies sin parar, aún a riesgo de sus propias vidas, de hecho ya han ocurrido accidentes con resultado de muerte. Para terminar unos ejemplos de esta patología :











1 comentario:

Blogger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.