miércoles, 5 de octubre de 2016

La soberbia. LOS PECADOS CAPITALES


Desde arriba de mi hombro te distingo
 ser minúsculo,  perceptible apenas.
Mas si consigues cruzar mis almenas,
con exabruptos rotundos te extingo.

Cada uno, a un lado con  su potencia.
Yo,  ser irrepetible, ser perfecto.
Tu  enano sumiso, tarado insecto.
Gratitud me debes por tu existencia.

No necesito de Dios ni de humano,
deidad soy  ya, por  mi naturaleza.
Sobresalgo por entre lo mundano.

Sobrevivo por entre la maleza
de lo humilde, lo simple y lo villano
y hago de la soberbia mi pureza.

©Giliblogheces

http://normaaristeguy.com/



No hay comentarios: