jueves, 26 de enero de 2017

El dueño fui de tus sueños húmedos






El dueño fui de tus sueños húmedos
que ahora resecan tu lúgubre invierno.
Apagada  llama, temblorosos  dedos
 que escribieron hojas en un viejo cuaderno.

 Vidrio do miras  el correr de las gotas  
del oscuro horizonte que te domina.
 Evocas reseñas, historias remotas
con letra borrosa, apagada, fina.

Nada de lo que fuiste ser, aún queda,
si, la llama de tus ojos iluminados,
 que codiciando vivir mientras se pueda,
se esfuerzan por no cerrarse, asustados.

©Giliblogheces



No hay comentarios: