viernes, 3 de febrero de 2017

Tal como eres, no es nada personal





Necio como  hija espuria de un pollino.
Estúpido como  casa sin puertas.
Engreído como un tonto bien vestido.
Inconsciente como  piernas abiertas.

Repulsivo como armario de ortopedia.
Enano como limosna de mendigo.
Pésimo como  final de una tragedia.
Doloroso como indebido castigo.

Vengativo como gato recién bañado,
como hijo desheredado,
como el Gran Juicio Final.
Presumido como padre de Mitrado,
como pelón recién peinado,
tal como eres, no es nada personal.

Celoso como Dama de Honor soltera.
Fantoche como torero en el espejo.
Bobo como cerebro con goteras.
Nervioso como el rabo de un conejo.

Lameculos como bufón en la Corte
Patán como  perro pulgoso, malcriado.
Perdido como hijo puta sin pasaporte.
Inútil como el veneno caducado.

Peligroso como Benidorm en el invierno,
como Donal Trump en el gobierno,
como un tacto anal.
Dañino como sandía por la noche,
como tirarse en marcha desde el coche,
tal como eres, no es nada personal.



©Giliblogheces








No hay comentarios: