sábado, 6 de mayo de 2017

Odalisca

Llegué la última en regalo cautivo
a tu serrallo lleno de belleza.
Entre concubinas me sobrevivo, 
esclava amorosa de   tu vileza.
Asimilo rápido mi destreza,
ondulando  cadenciosas caderas,
donde se fije tu erguida nobleza.
No quiero ser ya, solo la primera,
sino la única esposa que en tu harén existiera.

 Servicial, dócilmente postergada,
cumplo fiel los  caprichos infantiles.
 Rebaño  de cortesanas malcriadas,
amas con dueño, insalubres, hostiles,
avariciosas, cautivas, febriles,
 por yacer  una vez, ilusionadas
en alcanzar tus favores, pueriles.
Falsa ilusión de esposa enamorada,
realidad  utópica, mentira repudiada.

Abeja  que volando rutinaria
oteas el dulzor de una granada.
Innegable exclusiva propietaria,
después de verte dócil,  silenciada
en fútil ilusión imaginada.
 Al despertar , inspirado segundo
de atezada lucidez distanciada
del sueño húmedo,  cálido,  profundo,
ilustra iluminando, tu  deseo furibundo.

©Giliblogheces

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar. Salvador Dalí




No hay comentarios: