viernes, 27 de abril de 2018

Nuevos horizontes



Como si Mark Twain lo hubiera pensado,
respiramos  por el río en sus orillas.
 Cabañas entre árboles, maravillas
 de libertad del paisaje soñado.
Feliz sin perspectiva de amenaza
que acecha a parejas en descampado;
que roba peras saltando el vallado,
que juega al fútbol por entre la plaza.
Sin pagar en  autobús,  sigilosos;
 la voz engolada en cine de adultos;
los besos robados, vertiginosos;
los castigos paternos, los  indultos
celebrados sin posterior enmienda.
No quise salir de tan liada senda

©Giliblogheces


No hay comentarios: