jueves, 24 de noviembre de 2016

Soneto del veintitres de noviembre


Antes que veredicto, escarmiento,
si chamuscamos brujas en la hoguera.
¡Ya se!, no es encantadora la espera, 
del insaciable carroñero hambriento.

¡ Qué hija de puta la Justicia ciega !
Que de no ver,  tranformase en Tancredo,
en su  pedestal cubierta de miedo,
dando licencia a la chusma borrega.

¿Por qué desnivelamos la balanza ?.
¿Por qué juzgamos  con el ojo ajeno?.
 ¿Por qué este ensalzado chismorreo?

Odiosa envidia, orlada venganza
 del inmoral,vil, rastrero,obsceno.
Mas, ¡soy Dios!. ¡Te condeno, eres reo!.

©Giliblogheces


Ros

No hay comentarios: