sábado, 4 de marzo de 2017

ocioso jubilado

Un jubilado comenta:
«La  trabajadora gente
me consulta habitualmente:
"¿No se aburre a los setenta?".
La actividad me alimenta
desde que soy jubilado
contesto con mucho agrado
a la gente que pregunta
mi juventud se despunta
 aún estando apartado.»

Mi relato  ahora paso
a contaros en primicia,
aunque no sea noticia,
para portada de " El Caso".
Es más propia del ocaso
de una vida consumada,
sencilla y apasionada,
lejos de todo fracaso.

Al salir el otro día
del Hogar del Jubilado,
en el coche allí aparcado
una multita ponía
la enfadada policía.
-Tres minutos he tardado,
le dije con mucho agrado,
Dios premie su caridad,
si retira con bondad,
la sanción a un licenciado.

La agente de orden no quiso,
 hízose  muy bien la sorda,
sin hacer la vista gorda,
siguió escribiendo el aviso.
Yo la hubiera puesto un piso,
pero le dije en la frente,
-no  me sea usted  demente.
...Y rellenó otra receta,
 pues faltaba la etiqueta,
de una  ITeuVe  reciente.

Yo, valeroso en mis quejas,
le dije, alzando el volumen,
-sáquese usted el cerumen
de esas tan grandes orejas.
.. Después arqueó sus  cejas
escribiendo una tercera,
esperando que me hundiera,
sumiso a su autoridad.
Esta ya... fue sin piedad,
rugiendo como  pantera.

No me achicaron sus gritos
 de todo yo le llamaba.
 Cada insulto,  apuntaba
más multas en su cuaderno
una lucha, un infierno.
-¡ Por favor! no haga la prima,
 pues mi autobús se aproxima,
el que me lleva a mi calle.
 Ruego  por favor se calle
y deje la pantomima.

Aquel que viene corriendo,
debe ser el propietario,
 el  violador  del horario.
Siga su labor cumpliendo,
que yo me marcho huyendo,
que ya es la hora del almuerzo.
 Si en el horario me tuerzo,
pierdo la medicación,
que es la mejor condición,
para seguir sonriendo.


 Desde mi jubilación,
ensayo  cada jornada,
mejor que no haciendo nada.
Renovando la emoción.
Llegando a la conclusión,
que sentirse aún presente,
y afanoso entre la gente,
termina la inapetencia.
Hacer algo es importante
cada día ya es bastante
para  la circulación.


©Giliblogheces


No hay comentarios: