viernes, 3 de marzo de 2017

Un Carnaval en autobús


Los niños tienen pilila
todo el mundo lo comprende
mas no las niñas, se entiende.
 Claro, limpio y cristalino:
El pene no es un chumino.
A Salamanca a estudiar
 no es vital para  cribar
 entre Sansón y Dalila.

  ¿ Y si el ser esta  ataviado
con variado ropaje ?...
No sabemos su plumaje,
hasta que no se desnuda.
Entonces no queda duda
descubrimos el presente,
 la amayuela  o la serpiente
originando un resfriado.

Causamos al desvestido
un achaque innecesario
por elegir un vestuario
diferente a nuestro gusto
provocándole un disgusto
que refresca su figura
con probable calentura
al dejarlo desvalido

Prevenir es  aprender
en cuestiones sanitarias.
No es el caso de Canarias
donde el tiempo te acompaña,
 donde el engaño no extraña
ni a  los Tirios , ni  Troyanos
que en festejos tan paganos
es más fácil de entender.

Pero no tan claro queda
 que la travestida estética
se distancie de la ética
provocando grande ofensa.
No saldré yo en la defensa
de un colectivo ofendido
ya se da por entendido:
  "Carnaval es la moneda".

Todo esta ya autorizado
en pro de la gran polémica
de la gran Máscara Cómica.
 Ninguna mala intención
por la tal Crucifixión.
La culpa del que se ofende.
Señalado el que se enciende.
Críticas al agraviado.

De prejuicios liberado
propongo para otro año
también sin  provocar daño
te disfraces de otra cosa
 delicada mariposa.
En la  octavilla postrera 
una lista muy somera
candidatos a altercado:

Pederasta sin botones.
Violador mercenario.
 Hábil constructor canario.
Lo ultimo no dará grima
pero  es que si no, no rima.
Político pensador,
esposo maltratador
¿ A qué no tienes cojones ?

¿Por qué no te lo porpones?
Sería para ti un reto
perder también el respeto
a los hermanos islámicos
ellos "tan poco polémicos"
 Sería   impresionante
 verte pisar un turbante
¡ Vamos!.. ¡Qué no hay cojones!



©Giliblogheces

No hay comentarios: