jueves, 6 de abril de 2017

Envoltura


Aunque te despidas del  desahuciado,
minutos después de su largo viaje,
plañendo en los hombros del negro traje
lágrimas ácidas ,  transfigurado.

Y te avecines al servil sumiso,
que ve en ti , al bienhechor inmaculado,
perdiendo ante la muerte, desolado
en desigual combate tan preciso.

Y aventes tu abnegación generosa,
 y acojas encomiosos  parabienes,
escuchando aclamaciones gloriosas.

Aunque entusiasmado  acudes  y vienes,
ideando crónicas fabulosas,
si la virtud te falta, nada tienes.

©Giliblogheces

No hay comentarios: