miércoles, 13 de septiembre de 2017

Sin ofender



A mi voraz idiocia tan ajena,
llantos  y penas llevo por corona,
 ni la luz de la aurora soluciona.
Alrededor de ti, muero de pena.
Ni aunque se apagara la hermosa luna
antes de llegar la  helada mañana,
ni aunque no fueras de verdad humana
me consume tu aroma de chotuna.
Con eco cerebral bajo tu paso,
me enajeno en el momento preciso,
tus olores  me dan cuenta de eso.
Si me pides ser tu hombre, tu payaso,
con tu olor penetrante y no a narciso
lo tendría muy claro , te confieso.


Tu guerra cruenta, e  injusta con el agua
endurece tu piel y tu semblante.
Siempre fue el espíritu más importante
que la costra que tapan tus enaguas.
Haces sonar la axila con tu mano
y  pasas los dedos por tu bigote
recreándote en el aroma a coyote
que perfuma tu invierno y tu verano.
Con el espíritu libre en tus tetas
sometidas a  gravedad terrena,
 te restriegas "grácil" por los sillones
en falsa independiente camiseta.
Siniestra, que dando vergüenza ajena
nos tiene a todos hasta los co...



©Giliblogheces







No hay comentarios: