viernes, 8 de septiembre de 2017

Soledad




Aunque luchaseis en vano,
el espíritu tranquilo
que busca siempre tu asilo
 y no despliega  la mano
 cubriendo  claro,  liviano,
el blanco pelo encendido
ante el amor perdido
entre la voz y tu beso,
convicto de amor confeso,
se corona en el olvido.

La soledad y la ausencia,
cuando no las necesito,
me redescubren lo escrito
en nuestra propia existencia.
 De acuerdo con la conciencia
con suave toque ligero
del último y del primero
de los días,  de los gozosos
 junto con los dolorosos,
me dicen que sin  ti muero.

©Giliblogheces

No hay comentarios: