jueves, 2 de noviembre de 2017

El tiempo lo cura todo


Cuando a mí me entierren,
que sea vivo.
En el recuerdo al menos.
Que me tapen o me quemen,
da lo mismo.
Y hagan conmigo llaveros;
para que los que me sufren,
me lleven siempre colgando,
y cuando se estén olvidando,
suene en sus monederos.
O, para ahorraros las colas
de espera en el Camposanto,
haced conmigo una perinola.
Perder el tiempo ¡cuesta tanto!
Que mientras estáis a vuestra bola,
al menos me recordéis girando.

©Giliblogheces

No hay comentarios: